Alejandro Schmidt

Llegado así




Y estaba pensando
mejor no lastimar este día
único y constante
este día
llegado así
como un manso animal inteligente

dejarlo pasear
abandonar en sus dientes
amor y prisa

y permanecer

como sus ojos

en el mundo




Desde la ventana




En una bicicleta blanca
el chico
va y vuelve por la calle
recorre el agua
que dejó la lluvia

va y viene
con su felicidad sola

la bici es más que él
la vida

el cielo lo mira

y yo.




Avispas





Claudio Eliano
retórico del siglo II
conjeturó que
las avispas nacían de la podredumbre del caballo
de la médula de sus huesos

así
supongo
llegaré
desde la osamenta del dolor
alado, insignificante
y vagamente peligroso.



A un dios desconocido

De esta conversación que no termina nunca
líbrame

que no surja palabra de mi boca
a encabezar noches incesantes
todo se ha perdido en la vida
y lo hallamos después
como plantas de Cristo
en sepelio de río.

Oscuridad del aire es la palabra
apaga
y algo más

no me libres del aire
la luz

o deposítame entre líneas
de viajeros

líbrame del espíritu
del velo en casa de mi padre
del espesor fantasma

de amar la cicatriz halagadora
líbrame…

Ya todo se enciende en subsistencia
desde la carne al sueño
la puridad aterra

lo sabes
harto de climas
me alejo, llegas
me acerco, huyes…

Es esa la física de la desesperación.

Líbrame
dame la escala de Jacob
sin espuma del mundo

de una rosa perfecta mojada por los ojos
y los buenos amigos que me quieren de piedra
líbrame.


Ocupa el corazón con que solía
donar años al recién

de mi madre la torpe
y el dolor de espalda
líbrame.

Tú que abres mi boca
y empeñas su tumba de certeza.