Eduardo Espósito







COMO ESAS GOTAS

Desoxidando versos y al rescate
de su cuerda de luz pende el poeta
puesta su fe en un último tornillo
Un ángel de alas mojadas
besa la rosca del misterio
Es perentorio apuntalar el porvenir
sostener el andamiaje
levantar poleas contra la caída libre
Pero el poeta cede
Aturden demasiado las preguntas
Cede
Cae un silencio adentro del silencio.


MAREA BAJA

Cuántas veces más
verás la luna llena
Cuántos arcoiris del Walhalla
Cuántos grillos posarás en tus manos
Qué nueva especie en el Discovery Channel
verán tus ojos una última vez
La vida gira en círculos
Tu porcentaje de agua y el del mar
hacen la diferencia
Corren amaneceres por tus venas
y aún fracasa La Enemiga
Comete las margaritas de los puercos
no le niegues al mundo ese favor.


DESCUIDO

Hay veces que la vida
descansa planchadita
en un cajón
y en el apuro
-en la confusión-
no te la ponés
y salís a la calle
en mangas de camisa
y llega la noche
y refresca todo
a tu alrededor
y andás por ahí
sin saberlo
Muerto.


PAREADOS

Él sembraba vientos
Ella cosechaba tempestades

Él vestía de seda
Ella quedaba momísima

A Él le regalaban caballos
Ella nunca les miraba los dientes

Él acostumbraba madrugar
Dios siempre la ayudaba a Ella

Él esgrimía su hambre
Ella rallaba pan duro

Él ladraba sus enojos
Ella jamás lo mordía

Él las hacía
Ella las pagaba

Él iba siempre a los hechos
Ella ofrendaba sus pechos

Él era un hombre prevenido

Ella resultó ser Él.

One Response to “Eduardo Espósito”

un caos lúcido dijo...

muy bueno, Eduardo querido, gracias a Noelia, un abrazo,,,

alicia b. pastore (agnés)