Marcelo Gómez



fotografía por Múrdoxé


He sido hermoso destruyendo. Los hierros sucios de sangre dieron más luz que tus pechos.
Con el amor sólo pude enfermar todos mis días.