Osvaldo Lamborghini


Fragmento

Temas de autor

El almuerzo en la casa de la madre es una operación difícil, es una operación política, como si el “pinaculo” (asi somos, asi escribimos: somos así de ridículos) fingido de su poder, cada uno tendiera hacia lo peor, para sí mismo y todos: se ha elevando por sus propios medios cada uno, el cubierto que le desatinan no sólo es un destino (así…), también un premio. No importa, no me importa nada. A nadie. Esa señora juega a ser un punto fijo entre merodeadores, cuando ella ya estaba allí, en el centro de la fortaleza, se escuchó el rumor de nuestras botas después, primero la sirena de los tanques: abrimos las torretas de los tanques, entramos a la casa con fragor –mejor dicho: invadimos
               apartar el plato, borde casi, hum, con la grosería
              encender un cigarrillo de sabor y olor acre
              fortísimo
              fortísimo
              y luego el gesto único, marcado
              especialmente en la comisura de los labios
              : el momento de citar a los filósofos
Pero devolviendo a esos seres de razón al lugar punto mórbido, fetal, -enfermedad y odio
              y parto y nacimiento –
              de emperrado origen como nosotros
              para venir a nos como nosotros
              y a estos maníacos (jueguitos con la muerte).

Uno de los hermanos se levanta, se pone los guantes no para partir: para no lastimarse las manos, ¡pues! –Con los puños hace trizas el mejor, el más caro de los espejos. La lógica de los acontecimientos –basta ya.
Tomar a la madre por la vulva (eso sería el toro por las astas) empuñarla, rociarla con bencina,
Un festín en el chiquero, un
chiquero en el festín –
anfetamina, anfetamina

¡Que vida se cocina entre los libros! Sabrosa y llena de acciones y de conquistas: nos convocaron y aparecimos-
              Si supiera de qué estoy hablando –

Trae el café la mucama (por el culo, ¿Por qué?)
con la crema en el postre, encremar, sodomizar.
con la miseria propia, con la ajena,
-delirar
en un puro estilo de preguerra.

“pez, una silaba.
el pez nada,
una sílaba nada.”

Cántaros llovía, y al salir a la calle, cuidadosamente, con cuidado, me puse el impermeable. Éste es el Boulevard Marítimo. Otros le llaman camino de la costa.
Otros cantan, otros hacen política, otros se suicidan.
Modulan y modulan,
              en torno al volátil punto fijo.
Sí, algo de pájara tiene, medio loca: choca contra los vidrios de la ventana, en esos vuelos de plumaje ridículo, y se va a reventar
              la cabeza algún día
              ¡anhela tanto una guerra definitiva!
              y un planeta vacío
              y una colección de urnas (adentro, cenizas)
En cambio, ¡Hombres! En cambio, ¡Hijos!
Tiene razón, emperrado origen. En cambio agonías de televisor: cardiopatías, cáncer, alcoholismo. Con todo ese horror me identifico.

* * *

En fin, y con tal de
(perdido; no poder evitarlo,
el propio, el estilo) pero con garantías,
con tal de morir: gacho, si morir es morir
con el corazón destrozado, perro.
pero si se garantiza, asegura la inmortalidad de estar triste
la inmortalidad vileza, de: mu,
desparramar el hastío.
el estallido del corazón, pero y perro,
dale, con eso basta.

y el dogal si el dogal
si su regodeo se garantiza
mas un palo de gallinero
y un ¡hurra! (ya sé realmente)
de abrir el piquito lamentable:
no, no solo para lamentarse,
también para el gorjeo dirigido al cerrojo
-un pedante, un loco, un cobarde-
y decirle
gulirguli pic-pic, saltitos:
-¡hum! sos más lindo que el azul
acil.
así. esperar.
así, el estallido del corazón y basta:
cinismo ausente
recorrer con la mirada el teclado,
sin morir. con el corazón destrozado/para…
darse el gusto: ladrando.
evitar con astucia, más:
hasta el extremo evitar
evitar hasta la ascensión a los extremos
…esa…
…nota…
¿quién no la sabe,
quién no sabe –estoy hablando-
si hasta yo sé? esa…

pero,
el genio está en los labios.
y de boca en boca entonces...
y hoy, es una gloriosa mañana.
perder el pulso y la voz.
pero el genio…
el peligro entonces
(¿otra vez entonces?)
de volver a andar contra
contra y el sentido…
análisis del sentido.

entre tantas tentaciones, como certeza no hay
cómo puede llegar a ser
peligroso hasta un canutillo,
(¿qué es un canutillo?),
entre tantas, la de verdaderamente reventar
rosa y rocío,
quedar a solas con el estilo
-ya ocurrió el carajo del estilo.
hasta la posibilidad de causar gracia: no,
la posb de andar de nuevo a las andadas
y así ¡o por lo tanto!
al sentido.
los eslabones. la cadena. las rejas.
todavía es demasiado temprano,
esperar. los negocios están cerrados. los eslabones.
el sentido. un pájaro. la cadena.
(pero, el genio está en los labios
y de boca en boca entonces
pero de bocas literalmente que se tocan). las rejas. Jacobu
Urquijo, guardiacárcel,
 oriundo de una provincia.
temprano
-demasiado.

hoy es una gloriosa mañana.
un pan albo cae
en el barro…
y el sol hereditario

blancura
pasos de goma en el corredor

¿por qué no abren?

todavía
es todavía
es una sola
¿esta boca es mía?

es algo esta mañana
es hueco
el beso
pero de boca en boca
la boca lo llena.


Osvaldo Lamborghini, Poemas 1969-1985. 
Edición a cargo de César Aira. 
Literatura Mondadori, 2012.