Mauro Bianchi






1
y si estoy en el Serengueti
es porque veo la gran marcha
migración de ñus sedientos
y acacias como mechones


pasa que a veces tengo sed
y soy el ñú rezagado y flaco
al que miran cruzado las hienas
y esperan los buitres


elcaminomaslargo
de dos antílopes
que buscan agua
para beberse
...y calmar


2

voy a salir de la memoria
no recordarte así
con todos los terrores
los míos

voy a abrir filas al vértigo
escupir el carozo de mí
que se entierra en tu ojo azul
y me retuerce en tus labios


voy a ser carne temeraria
no estos huesos indiferentes
de escabio lejanos
desorientados


voy bajar el sol a trompadas
así se nubla y no me parte la cabeza
esa mañana calurosa y horrible
donde decidí sobre tu estómago
que nunca más enrollaría mis mangas
para hacer tu puto trabajo sucio


3

La vida me hizo reacción
la reacción me hace verdad
un axioma
no miente
huyéndole al ingenio de estos días
un murmullo flaco…
espigado
Prefiero la definición rudimentaria
por el no
antes que la estética de lo complejo
de los que creen acercarse a saber lo que es la muerte
la libertad, el amor
y el dolor
los que adoran el
sufrimiento
y los
rituales sobre el
desconsuelo
Llegado el fin de las horas
entenderán que en realidad nunca amaron
…mucho menos dolieron
Y con una mueca de horror y
resignación
verán
que son los únicos
en morir


4

te puedo oler
desde lejos acá postrado
en este gobierno de aromas previsibles
y puedo mirar -no ver- mirar
a leguas
tu silueta siome a contraluz
de pasos elípticos
y puedo sentir tu impostura
tu tradición y tu hábito
tu hambriento lugar
Otro más… otra más
que se sirvió del convite de lo diverso
Y llegás…
oraciones mañosas
chillan lo común de tu difícil
y toda esa fastidiosa sobreactuación
Reacciono
con coherencia salto a un pozo séptico
mierdoso y seminal
lo más humano en esta estepa


Disculpame, debo ser yo
al cual el hastío de lo ordinario
le parece lo más común
y lo más lacónico el único sendero

que me deja en mi tierra
O habré leído mal la vida
donde ella son Fante, Kerouac, Laiseca y Soriano
Perdoname entonces si no entendí
sobre esas únicas personas
que “son los locos por vivir, por ser salvados, los que arden”
O nunca habré comprendido a Jack
o vos estás todo el tiempo encendiendo tu fuego refractario.

Andá
viví con eso…