♦ Noelia Palma

“Escribir para después de la muerte, para dejar una fotografía de la vida”



Noelia escribió mil cosas. 
Nada le alcanza. Nació en octubre de 1984.


*
¿Sabrías definirte? 
Trastornada, porque todo es memoria y la memoria es una realidad. Noelia escribe, y quiere nada.

¿Escribir para qué?

Escribir porque la vida no se concibe de otra forma, ni la muerte. Escribir para después de la muerte, para dejar una fotografía de la vida.


Tu obra es una suerte de dolor latente, siempre. ¿Culpas a la vida?
Culpo a dios, demasiado, al haber "nacido".




Hablas siempre de una ventana. ¿Hacia dónde mira? ¿Qué esperas encontrarte?

Hay un afuera al que no sé llegar.
¿Amor? disturbios... extremos que son amor en su disturbio pleno. Mi ventana es una suerte de separación entre dos realidades, las dos cosas que sí hay. Una es el amor, el no abandono, tanto mío como de los hombres que hicieron surco. Lo otro es el yo, el que no está venido a menos. La ventana es decirme que me dejé mientras me tenía con mi cuerpo


¿No confias en tu libertad?
NO. Tengo un cuerpo.



Un buen poeta es una construcción de lecturas y genios. ¿Admiras a otras personas? ¿Por qué?

Admiro a Alberto Ramponelli, mi maestro. Porque me dio lecturas como si fuera una niña a la que se le debe enseñar qué significa una piedra y otra para crear el fuego.


¿A Bukowski dónde lo ponemos?
En el lugar del amor. Traducirlo es amor.





¿Cómo es el acto de traducir?
De las cosas más terribles que tuve entre las manos, quema, pero no querés soltar, hay que desentramar cada palabra para que hable su lenguaje propio: abrir la jaula, enseñarle otro idioma, que sea el mismo en su otro yo. Lo hago desde el año 2012, si miro el calendario, aunque prefiero los relojes de arena, o de agua, medir el tiempo adentro suena distinto y siempre significa siempre.


En Anotaciones se percibe una Noelia un poco diferente. Un poco más humana, y enferma. ¿Cuál es el sentido de escribirse?

Anotaciones fue la desesperación de decir: hey, de verdad estoy enferma, si escribo quizás me curo. Y no, tampoco eso. En ese sentido escribirse fue una exposición que a veces creo errada pero aún así humana.
Humana porque tengo cuerpo, y mi cuerpo espiritual, el que se mueve conmigo, necesitó decirse.


¿Un cuerpo cárcel?
El cuerpo es una cárcel preciosa, cada órgano en su latido es perfecto, irrigador de, además de sangre, el habla, témpano y calor... Hay muchas casitas dentro de la cárcel. Hay que asistirse a veces, quizás para eso se escriba, también.


¿Tuviste adentro a alguien?
(Lloro, no puedo contestar). 
Lo único que sé decir sobre eso es que la escribí.



¿Qué cosa tiene que ser un poema?
Las manos. Las manos para escribir el poema que antes fue el residuo de su propio poema


Todos tus poemas tienen destinatario, o al menos eso pareciera. ¿Aprendiste a nombrarte?
Sólo aprendí a llamarme.


¿Pudiste conocerte?
Tengo un espejo, sí. 

¿Crees que sos la escritora preferida de alguien?
Espero que todavía sí. 

*
Libros: El evangelio según Jesucristo, de Saramago, Los diarios de Alejandra Pizarnik, Poesía completa de Paul Auster, Sobre la fotografía de Susan Sontag.

Cine: Barfly, de Bukowski, Juan Moreira, de Leonardo Favio.

Fotografía: Francesca Woodman


para leer Anotaciones, ACÁ

2 Responses to “♦ Noelia Palma”

Anónimo dijo...

Amo a esta mujer con toda la fuerza

lunaroja dijo...

es ella,sin duda..